La Navidad llega a BlackFriday.es

Hemos llegado a diciembre y eso siempre (pero siempre, ¿eh?) significa el comienzo de la cuenta atrás para las fiestas navideñas (aunque los centros comerciales estén empeñados en celebrarlas con dos meses de antelación). Obviando que dentro de unos pocos años estaremos en la sección “La vuelta al cole” del Alcampo y tendremos la mesa de al lado repleta de turrones y Ferrero Rocher, ahora queremos tratar un tema de importancia vital que es... ¿por qué todos vosotros deberíais celebrar la Navidad en BlackFriday.es?

Al margen de que nos consideramos gente bastante maja, tenemos un motivo de peso para que aprecieis nuestra compañía. ¿Y cuál es? os preguntaréis. Pues…

Estamos preparando una magnífica landing llamada “Feliz Navidad” donde encontraréis los mejores artículos relacionados con estas fiestas tan entrañables. Si ya nos conocéis un poquito (a nosotros y a nuestro sentido del humor) es probable que esperéis productos curiosos, divertidos y a buen precio, y no estaréis nada equivocados.

Habrá cositas interesantes para los niños, que al fin y al cabo son los que más se emocionan recibiendo regalos durante estas fechas; cuando decimos “niños”, nos referimos a seres humanos entre 0 a 35 años, aunque estamos pensando en subir la edad visto lo visto. Las secciones “Para críos” y “Frikis” también están a punto de entrar en ebullición, pero eso no es todo…

Como a todos nos gustan un buen regalito (mascotas incluidas), nuestro apartado "Coca-Cola" se llenará de sugerencias para todos los públicos. Y, cómo no, a todos nos gusta decorar la casita, aunque sea con un gorro de Papá Noel, así que podéis contar con detallitos la mar de cucos en el apartado "Hogar trendy" para dar el ambiente navideño indicado a cualquier espacio.

¡Y recordad! ¡No tendréis que volveros locos por las secciones buscando artículos navideños (aunque os lo recomendamos, la risa está asegurada) porque tendréis esta estupenda landing que lo recogerá todo.

Así, estas fiestas lograremos entrar en cierta manera en vuestras casas (figuradamente, claro está) y formar parte de la Navidad de cada uno de vosotros. Y si esto os parece ñoño, os fastidiais; ¡que estamos en Navidad, hombre!