Sé el mejor amigo invisible con BlackFriday.es

Las Navidades son fechas en las que proliferan una gran cantidad de ritos, costumbres y liturgias como la Nochebuena o el “vamos a sortear en qué casa enchufamos al cuñado este año”. Una de ellas es el cada vez más popular “amigo invisible”, ese juego de hacer regalos en el que te puede tocar alguien a quien no tener ni idea de qué comprar o en el que le puedes tocar a esa persona tan maja que regale un pack de calcetines mohosos por costumbre.

Sábete afortunado si sólo tienes que ocuparte de un amigo invisible, pero conocemos la existencia de casos graves, muy graves, de dos, tres y hasta cuatro sorteos. Pensando en todas esas pobres almas desgraciadas que deberán devanarse los sesos en pos de un buen regalo os traemos este post repleto de ideas para que esta parte de las fiestas sea un poquito más llevadera. Las cosillas que os sugerimos son bastante molonas, así que si luego os regalan algo deplorable podéis dejarnos un comentario en el blog y así lloraremos con vosotros.

  • Un kit de pesca para el WC

¿Tienes un amigo, familiar o conocido que se pasa más rato del que consideraríamos “coherente” en el cuarto de baño? Hay personas a las que el entorno bañera + lavamanos + váter les relaja y les remite a paz y tranquilidad; no es raro saber de personas que se llevan libros o periódicos al excusado para hacer la “espera” más amena. Para todos ellos os traemos este fantástico kit de pesca, para pasar el tiempo de la manera más estúpida posible mientras se logra evacuar. No lo aconsejamos si la casa del destinatario tiene un sólo cuarto de baño y más de una persona: la convivencia puede hacerse muy cuesta arriba.

 

  • Un kit de lentes para móviles

¿A tu destinatario le gusta instagramear y colgar fotos en las redes? ¿No lo tienes del todo claro? De acuerdo, podemos hilar algo menos filo: tu destinatario… ¿tiene smartphone? ¿Sí? ¡Qué casualidad! ¡Este kit de lentes para el móvil seguro que le es útil!

¿Ves? El regalo perfecto.

PD: Sólo fallarás si la persona es una amante de la fotografía super purista que suele llevar la cámara reflex a cuestas consigo porque la fotografía móvil es “un crimen contranatura que debería estar penado”. Pero si no, todo bien.

 

  • Un póster “100 cosas que hacer antes de morir”

Así, de buenas a primeras, el enunciado es algo macabro, pero su intención es loable. Nos aparta de la tremenda tentación de procrastinar, que tantas horas de nuestras vidas se ha llevado por delante. Este póster con las 100 cosas que tienes que hacer antes de morir es todo ventajas porque cumple un doble objetivo: el decorativo (la persona que lo reciba podrá tapar ese boquete de más que hizo con el taladro) y el productivo (puedes adjuntar una nota que diga: “te estás haciendo viejo, yo de ti aprovechaba”. Seguro que el destinatario lo agradecerá de corazón.

 

  • Un casco masajeador

¡Oh, sí! Este es un señor regalo, de esos que agradecer de por vida. Hay cosas molestas, pero las jaquecas son particularmente toca-narices; si te ha tocado alguien que sufre de estrés, cuando se pruebe este casco-masajeador eléctrico comprobará que es más molón que lo que se ponía Charles Xavier en la cabeza. Con eso te lo decimos todo.

 

  • Un felpudo “dont’ forget”

¿Eres el amigo invisible de una persona particularmente olvidadiza? Todos conocemos a alguien que es de los que, si no fuera porque la llevan pegada al tronco, se dejarían la cabeza en su casa cada dos por tres. Este felpudo es un gran invento para asegurarse de revisar que uno sale con lo básico para sobrevivir a la jungla urbana (y también para poder volver a entrar en casa).

 

  • Un casco porta-latas

Si te ha tocado el fan de la birra, este artilugio conocido como “casco porta-latas” es perfecto para hacer reír. Créenos, de buenas a primeras puede parecer una tontería, pero a la sexta fiesta que se lo ponga para coger el puntito cómodamente y de paso hacerse una cuantas fotos gansas, sabrá hasta qué punto esto era un buen regalo. De nada.

 

  • Una palomitera al vapor

Quien más y quien menos adora una buena sesión de cine acompañada de unas palomitas recién hechas. El proceso de hacerlas ya no es tan apetecible, pero si regalas esta maravillosa palomitera al vapor estamos seguros de que vas a hacer muy feliz a alguien. Un regalo la mar de “salao”.

Esto son solamente algunos ejemplos, pero en nuestra web tienes muchísimas propuestas para todo tipo de individuos: seguro que encuentras el regalo ideal si exploras un poquito nuestras secciones, así que ya sabes. Y, ehm, feliz Navidad.