Cubrebotellas Santa Claus

1

Cuando decían “vestir la mesa” se referían a esto.

Dicen que la mona, aunque se vista de seda, mona se queda. Pues con esto lo mismo: la botella, aunque se vista de entrañable viejecito, sigue emborrachando. Así que por muy mona que te parezca, tampoco te pases toda la noche amorrada a ella, que el efecto será el mismo y no habrá Santa Claus que te libre de la resaca.

0 Comentarios