Polígrafo - Detector de mentiras

20

Dicen que antes se pilla a un mentiroso que a un cojo. Visto lo visto, mejor tomar otras medidas de detección.

Este detector de mentiras con descargas eléctricas incluidas puede servir a dos propósitos:

1. Conoces a "alguien" que sospechas que mientes. Le invitas a tomar té, café o cerveza (nada de bebidas alcohólicas fuertes, o atenuarán el efecto del detector). Le interrogas por las buenas. Se ríe en tu cara. Le atas la mano al detector. Se vuelve a reír en tu cara. Le pegas un chispazo. Y así hasta que se le rice el pelo. 

2. Tienes muchos secretos, sobre todo en tus libros de contabilidad. Quieres entrenarte para que nadie te descubra. Insonorizas las paredes de tu casa y te pones con el chisme de marras. Esto va a llevar un rato largo.

0 Comentarios