Taza "Soy idiota"

5

¡Ya lo sabíamos!

A nadie le gusta que le llamen idiota en su propia cara, pero suponemos que si te lo llamas tú mismo cada vez que levantes la taza para beber, pues no pasa nada. Podéis alargar la broma el rato que querías (hasta podéis optar por no decírselo, directamente). Quizás algún día, cuando lave la taza, se dará cuenta de lo idiota que es.

0 Comentarios