Vaso de Whisky personalizado

15

Un "güisquito". 

¡Beber el whisky es todo un ritual! Imagínate llegar a tu casa después de una larga jornada: sólo te apetece relajarte y... ¡tu vaso personalizado te está esperando!. Con unos cuantos cubitos de granito para que no se agüe y esté bien frío ¿qué más se puede pedir? ¡¡¡¡NIÑOS!!!! ¡¡¡NO ARMÉIS TANTO JALEO!!!

 

0 Comentarios