Gorro de brujo para gatos

8

No es Minerva McGonagall. 

La estrecha relación entre brujos, magos y gatos no es nueva. De hecho, cuando los de la Inquisición se inventaron que las mujeres iban en aquelarres y eran brujas comeniños, muchas de ellas eran ilustradas con sus gatos, siervos de Satán que, además de escupir bolas de pelo, sabían de magia negra. 

Sabrina también tenía un gato parlanchín y los brujos de Harry Potter, cuando no se transformaban ellos mismos, también podrían tener mininos, como el infame Crookshanks de Hermione. 

También podemos resumir todo esto con que un gato con sombrero está muy gracioso. 

0 Comentarios