Cómo superar la depresión post-vacacional

Bienvenidos a esa época del año en la pensamientos como "voy a dejar mi trabajo" o "voy a rehacer mi vida" o "voy a morir trabajando de esto" o "voy a hundirme en la miseria" asaltan las mentes de las personas. No, no es que la sociedad sea asaltada de golpe por un movimiento existencialista, sino algo mucho más sencillo: se llama crisis post-vacacional, y no es tan fácil de superar como parece, menos si tu trabajo no te gusta.

No es mi caso, claro está: mi trabajo me fascina, ehem.

La cuestión es que regresar a la rutina tras una, dos, tres semanas desconectad@ supone un trauma de proporciones épicas para muchas personas. Ayer estabas en esa playa, notando el sol en tu cara, y hoy sólo ves la luz de refilón a través de las cortinas de la oficina. Deprime, normal. 

Como en BlackFriday queremos ayudar al prójimo y nosotros, repito, gozamos de un empleo similar al soñado (algo parecido a la Tierra de la Piruleta de Homer Simpson), hemos decidido tener un gesto con aquellos menos afortunados. Os traemos algunas pistas, sugerencias e imperativos que harán vuestro retorno más fácil. O, al menos, os evitarán las ganas de volver a coger la maleta y huír huír huír bien lejos.

Encuentra a un follifriend

Si careces de este material a mano, es esencial que te busques uno o una. Quiero decir, el amor está muy bien, pero del sexo no tenemos queja, y seguro que sales más contento del trabajo si tienes en perspectiva alguien majete con quien entretenerte un rato. Eso sí, ten cuidado y controla las fronteras a los lados de la follifriend (friendzone y pareja) porque si no andas buscando ninguna de las dos (la primera es difícil) terminarás arruinad@ emocionalmente entre trabajo y vida sentimental. Es mejor tener vida "semental".

Búscate un hobby que te haga feliz (o, como mínimo, no mirar la hora)

A cada uno le hacen feliz cosas muy diferentes, pero no me negarás que a la enésima tarde de tele y sofá que pasas tras salir del trabajo te sientes más asqueado que el protagonista de La náusea. Te sentirás mucho mejor si haces algo con tu vida: colecciona monedas, hazte famoso, vete a un bar guiri a practicar tu inglés (du yu anderstan me?), apúntate al gim (o vuélvete un fofisano con dosis de ejercicio moderada), date a la fashion victim y sal de compras... lo que sea. O hazte youtuber, que eso se estila mucho últimamente. 

Date a la vida gamer

Antes decían que los frikis eran inadaptados sin vida social, pero muchos gamers adictos al PC tienen más amigos alrededor del mundo que Paris Hilton. Y es que meterse en diferentes servidores, luchar en modo multijugador, matarse amigablemente o combatir facciones hace que tu cuenta de Steam tenga a más gente que la que pasa por First Dates. Así que no te dejes engañar; si quieres ganar amigos y gastar horas como pañuelos de papel, cómprate un buen PC e invierte en juegos. Verás que rápido te pasa la vida.

Busca el lado positivo

... lo siento. En esto no te podemos ayudar.

Busca el lado positivo de madrugar

En esto tampoco podemos echarte un cable. Bueno sí, estrenar alarma molona, por ejemplo. 

Hazte experto en algo

Por ejemplo, del drinking. Puede que socialmente no esté muy bien aceptado (a menos que seas menor de 25) pero en las fiestas lo petarás muchísimo.

Elabora un calendario donde tachar los días hasta las siguientes vacaciones

Esta tarea puede deprimirte más. También puedes fantasear con un cuaderno de muerte como en Death Note y pensar formas de torturar a tu jefe.

Piensa en el fin de semana

Lo único realmente efectivo. Esto y el follifriend, claro.