Se acerca el buen tiempo… ¡así que disfrútalo!

¡Estamos en mayo! Esto es algo obvio y mil veces dicho, pero el tiempo pasa que vuela y cuando nos queramos dar cuenta estaremos con los anuncios de Navidad… ¡así que toca disfrutar del momento! Para ir haciendo boca de cara al verano, las vacaciones y el “espachurramiento” total que conlleva, os vamos a sugerir algunas cosas en las que podéis invertir estos rayos de sol tímidos que empiezan a asomar entre tanto día de lluvia. Para que no se diga que no os cuidamos ^^

“Un día de estos cojo la maleta y me voy” - ¡hazlo realidad!

¿Tu trabajo consigue quemarte hasta las pestañas? ¿Quieres a tu familia pero necesitas (NECESITAS) una escapada por tu cuenta? ¿Quieres a tu familia tanto que puedes tolerarla todo el año, incluso en vacaciones? ¿Necesitas un respiro de no hacer nada o de hacer demasiado? Si la respuesta a cualquiera de estas preguntas es que sí o incluso si la pregunta no se encuentra en este párrafo pero puedes planteártela en la cabeza, es probable que estés necesitando un buen viaje. Así que ya lo sabes: consulta webs de viajes, investiga lugares exóticos o lárgate al pueblo. Sea lo que sea, date un respiro y cambia de aires.

“Me voy a comprar tabaco… ¡ahora vuelvo!” - mejor date una vueltecita, anda…

Si el trabajo, los niños o el presupuesto no te permiten una escapadita… ¡no te preocupes! En las ciudades hay muchísimas cosas para hacer, que no se diga que lo único que puedes hacer con tu tiempo libre es zampar palomitas frente al televisor (por otra parte, una decisión muy respetable). Pero la cuestión se refería a disfrutar del solecillo y esas cosas, abre los ojos: las ciudades están repletas de planes para que pases un rato distendido. Por ejemplo, en Madrid al día puedes enterarte de los mejores planes para hacer con los peques de la casa; la excusa perfecta para que tú también vuelvas a ser un poco crío. O en la revista Time Out podéis encontrar los eventos más importantes que se celebran, por ejemplo, en Barcelona. Deja de ser el sosaina de siempre, anda.

“Estar en casa en un rollo… ¡no tengo nada que hacer!” - mmm… ¿has mirado bien?

Es posible que ahora te parezca que no tengas nada para entretenerte en la tranquilidad de tu hogar pero… no creemos que pensaras lo mismo cuando compraste diez fascículos de “cómo hacer ganchillo” o ese curso de inglés por correspondencia que jamás empezaste. En fin, todos pecamos de acumulación y de síndrome de diógenes, pero estamos seguros que puedes encontrar cosillas para pasar un buen rato en el hogar. Por ejemplo…

Estamos seguros que en esta carpa infantil no se lo pasarán bien sólo tus hijos; los juegos de mesa nunca, NUNCA, fallan, ni tampoco una sesión de arreglo personal (ese bigote necesita que sea tiempo de siega ya) o también te puede dar por la jardinería. Sea como sea, existen cientos de cosas que puedes hacer en el hogar; si te aburres es porque quieres.